Page:El Reyno jesuitico (1762).pdf/61

From GATE
This page has not been proofread


á los Superiores lo que pasa de este genero. De esto nos dá algu-
na noticia el Padre Provincial Juan Baptista de Zea por estas pa-
labras (6): „No se tolere por ningun caso , que el Compañero del
„Cura tenga en su aposento frascos, ni frasqueras , ni barriles, ni
„barriletos de aguardiente, mistela, ó vino, ni otros regalitos de
„vizeochuelos, conservas, azucar, torta de rosa, que los Padres Cu-
,,ras les suelen dár para su regalo , con menoscabo de la observan-
cia. Y persuadanse los Padres Curas, que no poniendo en los apo-
sentos de los Compañeros dichos regalos, evitarán el que algunos
„sugetos discurran y malicien que hacen ese agasajo á sus Com-
„pañeros para taparles la boca , y que no avisen al Superior de sus
„faltas. Y los mismos Compañeros se librarán de la nota que algu-
„no quizá les impondrá , de que por coechados faltan á la fideli-
dad que deben á la Religion.

98 Pero doy que las precauciones tomadas para el caso , y el
temor de que los efectos descubran el desorden , embarace á estos
Padres el incurrir en él fuera de casa : no puede haber dentro de
ella otro mayor? Con el debido rebozo le insinúa disfrazado el mas
hábil de los Provinciales que ha tenido esta Provincia el P. Agustin
de Aragon, diciendo (7): „En el régimen de los muchachos que sir-
„ven en Casa, se debe evitar lo primero, que entren sin necesidad
„en nuestros aposentos, ni estén dentro despacio con titulo de
„escribir , ú hacer otra cosa , y aun qttando entran de paso para
„alguna cosa precisa , no permitirá el Padre que se cierre la puer-
„ta. Lo segundo, no conviene que se introduzca tever mucha-
, cho fijo á la puerta para acudir á lo que se le mandáre; para esto
„basta la campanilla que desde la puerta del aposento se toca , y
„lo demás tiene resabios de autoridad parecida á la que osan los
„Palaciegos. Lo tercero, que fuera detestable si sucediese el ha-
„lagar con les manos á los muchachos , ó tocarlos con pretexto
„de agasajo, familiaridad, ú otro mas baxo, y llamolo asi , por-
„que en la verdad semejantes acciones envilecen á qualquiera,
„quanto mas á Varones Espirituales, de quien pende la enseñanza
„y salud eterna de estos pobrecitos , que tal vez llegan á sospe-
char por menores demostraciones intentes igualmente baxos á
„los que ellos conciben, y mas quando se estimúla la embidia del
,,que ven mas acariciado del Padre.” Sobre este particular hay un
número considerable de Cartas , Avisos , Moniciones , Ordenes
y Providencias, asi de los Generales, como de los Provinciales,
y suponiendo eso mismo haber sido largos y muchos los graves
desordenes , no se han visto los Padres Misioneros expulsados.


(6) Ibid. Tom. 2, pag. 67. (7) Ibid. Tom. 1, pag. 73.

This page contains the following annotations: