Page:El Reyno jesuitico (1762).pdf/33

From GATE
This page has not been proofread


49 "VII. Quando se hubiere averiguado por algunos pecados gra-
ves de Sodomía de nuestros muchachos domésticos, fuer del
castigo que se les ha de dár, conforme á lo que está ordenado,
se arrojarán de casa, sin permitir vuelvan á ella.
50 VIII A los Hechiceros que hubieran causado muertes,
averiguado bien el delito, se les dará el castigo conveniente; y
después de un año de carcel, á vista del Pueblo, se les daran los
azotes que pareciere justo, y con demostracion de rigor, é ig-
nomina, en presencia de todos, se arrojarán á las tierras de los Españoles.
51 Esta conclusion espero hará en los pundonorosos pechos de
los Españoles todo el afecto que debe hacer; y por lo menos sa-
irán, que el Legislador de este Fuero Criminal mira como para-
les de la mayor ignominia las tierras donde viven los Españoles,
y que no merecen estos en el juicio de aquel, sino el vivir con los
hombres mas facinorosos. Paso yo en silencio adelante, y digo,
que el succesor del Padre Tyrso Gonzalez de Santalla , que fue el
Padre Miguel Angel Tamburini , mitigó el rigor del castigo que
en aquellas Misiones llaman carcel perpetua, diciendo (3):
52 Veo con dolor, que el castigo y tratamiento de esos mi-
serables Indios vá subiendo de punto, pues llega el rigor que
con ellos se usa á lo sumo que supieron inventar los Tyranos
para atormentar á los Santos Martyres. Es inhumanidad la usa-
da con los condenados á carcel perpetua, teniendolos en algu-
nas partes de dia y de noche en un calabozo obscuro, puestos
ambos pies en un cepo, y con un par de grillos, sin mudar pos-
tura hasta la muerte, porque ni aun para darles la Extremaun-
cion les quitan los grillos. Puestos asi en tan penoso y prolonga-
gado martyrio, alguno de los Padres Curas les iba cercenando
tanto la comida, que no pocos han muerto al año y medio, y
aun á los diez meses, y algunos sin Sacramentos, desnudos de
pies á cabeza, y sin una manta para su abrigo. Es tal esta inhu-
manidad, que me piden declare yo no tener autoridad el Pro-
vincial para librar á quien otro Provincial , ó Superior hubiere
condenado á esta carcel perpetua. Pero al contrario de-
claro que la tiene, y los puede librar si se vé la enmienda de
sus delitos, y que sin peligro mayor se puede esperar perseve-
rancia en ella: Y ordeno , que de ningun modo pase esta que lla-
man carcel perpetua de diez años, sea por el delito que se fue-
re: Y mando , que de ningun modo se entregue delinquente á
ningun Juez Secular, ó Gobernador de qualquiera autoridad que


(3) Ibid. Tom. 2, pag. 78.

This page contains the following annotations: