Page:El Reyno jesuitico (1762).pdf/19

From GATE
This page has not been proofread


del Paraguay. Part. I.11


17 Si se me dixere que me excedo en el numero de la matanza
de Reses, convenceré lo contrario con hechos y autoridades: por-
que los Españoles que aqui estamos en el Pais del Uruguay, no ha-
cemos tanta gente como uno de los medianos Pueblos del Catalo-
go, y no comiendo los Indios carne sola, ni con la quarta
parte de su voracidad (una buena Res se la comen en un dia qua-
tro Indios, se se la dexan á su arbitrio) veo que á fines de Mayo
de 1759 entregó el Capitan Don Clemente Lopez en el Quartel Ge-
neral de S. Borja mas de diez mil Reses grandes y gordas, y al es-
pirar ese año yá estaban al acabar: mas en este Pueblo de S. Ni-
colás apenas somos 150 Españoles, y comemos pan, verduras,
tocino, aves, y pescados, con toda suerte de legumbres, frutas, y
hortalizas, y sin embargo se matan al mes mas de cien Reses,
como me lo asegura su Comandante D. Nicolás Elorduy
18 Pero sobre todo oygasele al Padre Provincial Antonio Machoni-
choni (3): "Habiendome pedido algunos Pueblos, que cuidan bien
de sus Estancias, y de que haya multiplico en sus bacas, de las
que se dán paa gasta anual, si este año de una vez se les dán
mas, se obligan de no pedir mas en adelante, porque con el
multiplico de estas y de las que tenian les han de sobrar para el
gasto, he determinado, con el parecer de los Padres de las Jun-
tas, y con la condicion que ponen, se dén á los Pueblos de
S. Ignacio Miri, de Loreto, y de S. Carlos quatro mil á cada uno;
al de la Concepcion mil, á S. Luis, y á S. Angel, á cada uno cinco
mil: porque con sobrado y prudente fundamento me recelo que
dentro de pocos años se acaben las bacas de las dos Estancias de
Yapeyu, y S. Miguel por la saca de cada año, que llega al numero
de quarenta mil, para socorrer á los demás Pueblos, porque si se
sacan, y no se meten, no puede durar mucho la Baquería, etc"
Pues si quarenta mil bacas era solo una limosna anual que estos
dos Pueblos hacían á los demás, y si los pocos que tenían tanto
cuidado del multiplico de sus Estancias, se llevaron ese año de
1742, en que es fecha esa Carta Orden, solamente de añadidura
23 mil Reses mayores, habrá quien me excedí en el cálculo
de la matanza arriba puesto? Sin embargo uno de los primeros Co-
misarios de la Demarcación sumamente detenido en creer, y muy
enemigo de ponderaciones, pensó, y me dixo, que ó le parecia
algo excesivo, ó que quando no lo fuese lo habia de parecer en Es-
paña. Pero él mismo delante de todos los demás, y sin pasarse
mucho tiempo, palpó un fuerte desengaño, porque pasando por el
Pueblo de la Cruz pregunté en público al Padre Cura, qué Reses